Consejos para evitar que tus desnudos terminen en Internet

Estamos en la era de las nudes (desnudos) y ni modo de no aprovecharla. No hay nada de malo en llevar a cabo un intercambio de imágenes para reforzar el atractivo sexual.

Sin embargo, como con toda actividad divertida, nos encontramos con ciertos riesgos que podrían poner en peligro nuestra integridad moral.

Esos pixeles en los que está impresa la imagen de nuestro cuerpo, podrían terminar en la base de datos de un sitio pornográfico, o en las galerías de otras personas desconocidas sólo porque a tu ligue se le ocurrió compartir dichas imágenes.

O, en el peor de los casos, esas fotografías podrían ser utilizadas para extorsionar o para llevar a cabo una pornovenganza.

Por ello, queremos mostrarte algunos consejos que podrías seguir para continuar divirtiéndote, pero siempre con precaución. Tu privacidad cibernética es prioridad.

Decide el ángulo que quieras

Antes que nada, es muy importante que tú decidas el ángulo en el que quieras posar para una fotografía. Nadie puede presionarte, ni obligarte a tomar una imagen según sus preferencias. Si eso ocurre, mejor olvídalo.

Procura que no salga tu rostro

Esto dependerá de ti, pero, para sentirte con mayor confianza, lo mejor será que envíes nudes en las que tu rostro no aparezca. De ese modo, si por alguna desafortunada razón se llegan a filtrar tus imágenes íntimas, nadie sabrá la identidad.

Pon una marca de agua en cada nude

Si estás platicando con alguien y comienzan a hacer un intercambio de nudes, pon una marca de agua en medio de la imagen con el nombre del receptor. Intenta que sea visible dicha marca, ya que si tus imágenes se filtran, la gente podría saber quién fue el culpable o responsable de eso.

Utiliza aplicaciones seguras

Sabemos que es muy común llevar a cabo este tipo de prácticas en apps como WhatsApp, pero intenta no hacerlo. Hay otras plataformas seguras en las que puedes hacer un intercambio de fotos, pero con la posibilidad de que se autodestruyan.

Algunos ejemplos son Telegram, Signal, o Privates. Dichas aplicaciones te advierten si alguien ha hecho screenshot a alguna de las fotos que has enviado. Incluso algunas tienen la opción de autodestruirse, como en el caso de los chats privados de Telegram.

Protege tus imágenes de terceros

Gracias al respaldo que tenemos en la nube podemos almacenar miles y miles de fotografías; sin embargo, toda esa información no deja de estar al alcance de todos tan sólo por el simple hecho de que se requiere tener una conexión a Internet.

Procura que tus contraseñas sean extremadamente complicadas; utiliza caracteres especiales y números. Ahora bien, si quieres tener una carpeta que almacene únicamente tus nudes, entonces encríptala y procura estar lejos de las redes públicas. Hay muchos hackers por ahí con sed de información privada.

Recuerda pasar estos consejos a aquellas personas que suelen mantener intercambios de nudes de forma frecuente.