Feroz y desesperante al extremo, pero divina: The handmaid’s Tale

Por Evaluna

Del libro homónimo, publicado por la escritora Margaret Atwood en 1985, nace la serie (The handmaid´s Tale), estadounidense, estrenada en 2017 y basada en una distopia, la cual no creo muy imposible en un ¿futuro? terrorífico, sobre todo, si miramos los caminos escogidos por el mundo actual.

Imaginemos lo que ocurriría, si de un momento a otro un sistema “democrático” se ve derrocado por uno represivo, dictatorial, altamente religioso al estilo inquisición y, totalmente discriminatorio para la mujer.

Allí es tratada como objeto de procreación, prostituta o, en trabajos forzados hasta la muerte, según la utilidad que los decisores creen que tenga.

Como contrapartida, está la “mejor” opción para ellas, el matrimonio, en el cual es humillada por su propio esposo, maltratada y hasta golpeada. En verdad un espanto que haría palidecer a Stephen King en la más macabra de sus historias de terror.

Al igual que la novela, la serie plantea este futuro, que pudiera no ser tan distópico, en donde las personas han perdido todos sus derechos individuales, y están sometidas a un sistema de esclavitud.

Bajo el nombre de República de Gilead, en Estados Unidos, se implanta este un algo tan diferente como fundamentalista, acatador de las órdenes del versículo bíblico, (cuán cercano parece esto).

En fin, no voy a contar los detalles de la serie, porque supongo, la mayor parte la vieron y los que no, pues sería regalar spoilers.

En fin, ya saben por estos truenos cuándo y cuánto lloverá, cuán sufrido y desgarrador resultará, para el más indiferente espectador que exista.

Ya tiene segunda y tercera temporadas y está en espera de una cuarta. Su nivel no decrece como pasa con otras, por el contrario, va en aumento, al igual que las decisiones de sus protagonistas, y no podría ser de otra manera, pues en un mundo así, la muerte es una delicatessen y un privilegio.    

Muy bien estructurada, sólida, atrapadora de fanes y de pesadillas, no permite en cada temporada el abandono de lo que pasará.

La escenografía, magnífica y podríamos asegurar que coreográfica, llena de color. La fotografía magistral, llena de planos que harían las delicias del más exigente crítico.

Las actuaciones son magníficas, logran reflejar los estados de ánimo, que van desde el miedo, el dolor y no solo físico, el horror y la ira, contenida en la mayor parte de las escenas.

Capítulo aparte merece la actuación de Elisabeth Moss, sencillamente genial, ella es el, personaje en realidad.

La banda sonora de las tres temporadas es una maravilla bestial. Escuchen bien, pues podrán disfrutar de bandas como SBTRKT, Peaches, Blondie o Bob Marley.

Y hasta aquí los dejo, solo fue un acercamiento único a una serie que está entre lo mejor de la actualidad. Cruenta y horripilante, pero con mucho que enseñar, y que no deben perderse por motivo alguno. La recomiendo y le doy una puntuación de cinco estrellas. Y, aquí quedo, esperando ansiosamente por la cuarta temporada. Espero que ustedes también.

Síguenos en nuestras redes sociales